Guerra de Malvinas el aviador, primer teniente Mario Victor Nívoli

Teniente Mario Victor Nívoli,  nació en Río Tercero, cursó el primario en Hernando para luego trasladarse con su familia a Villa del Dique. Luego hizo la carrera militar de aviador en la Fuerza Aérea, en Córdoba, de donde egresó en 1976.
En 1978 se casó con Graciela Álvarez con quien tuvo dos hijos, Diego y Mario. Por aquella época Nívoli pasó a desempeńarse en la base de la Fuerza Aérea de Villa Reynolds, en la provincia de San Luis. Estando allí fue llamado el primero de mayo de 1982 a la base de Río Gallegos, donde se le asignó un avión de combate, cuando la guerra en Malvinas estaba iniciada.

99618606
Grado:
Primer Teniente (PM)
Especialidad: Aviador Militar
Unidad de origen: V Brigada Aérea
Sistema de Armas: A-4B Skyhawk
Fecha de nacimiento: 14/4/54
Lugar de nacimiento: Río III, Córdoba
Fecha de fallecimiento: 12/5/82
Lugar de fallecimiento: Sur Puerto Fitz Roy (Isla Soledad)

Detalle de su última misión:

Orden Fragmentaria 1177.   12 de mayo de 1982

MANUEL BUSTOS – MARIO VICTOR NIVOLI – JORGE RUBÉN IBARLUCEA

Cuatro A-4B, indicativo CUÑA. Tripulación: primer teniente Manuel Bustos (C-246); teniente Jorge Ibarlucea (C-208); teniente Mario Nívoli (C-206), y alférez Alfredo Vázquez (C-242). Despegaron de Río Gallegos, a las 12:20, y luego del reabastecimiento en vuelo, en la posición 51° 50′ S / 65°00′ O, se dirigieron en descenso al Punto 1, al sur de Gran Malvina.
En este punto, y en vuelo rasante, colocaron rumbo 62°, con escalonado táctico a la derecha, y así llegaron a Fitz Roy, donde el OCAT les ordenó poner rumbo 182° y volar así doce millas náuticas. Así, localizaron los objetivos: una fragata clase 21 (HMS Brilliant) y un destructor Clase 42 (HMS Glasgow).
Había bancos de niebla, y en los parabrisas de todos los aviones, una película de sal impedía ver hacia el frente; sólo las lunetas oblicuas laterales permitían esta visual. Al iniciar el ataque, desde el este, sobre los buques que navegaba a máxima velocidad, distanciados entre doscientosy trescientos metros, comenzaron a recibir fuego antiaéreo de la fragata HMS Brilliant.
Los A-4B iban distanciados quinientos metros entre sí, cuando un misil Sea Wolf impactó en el avión del primer teniente Nívoli. Otro alcanzó al teniente Ibarlucea cuando ya había lanzado su bomba, mientras que el primer teniente Bustos, ya en escape y luego de haber llamado a reunión, vio venir un misil, trató de esquivarlo, pero, al ir rasante, tocó el agua y se estrelló en el mar.
Sólo quedaba el alférez Vázquez, que lanzó su bomba, sobrepasó el buque, y al descender aún más para escapar de los misiles que lo perseguían, casi rozó las olas. Logró serenarse, dio motor a pleno y colocó rumbo 270° hasta que observó en su liquidómetro 4.100 libras; entonces comenzó su ascenso para dirigirse a casa. Su parabrisas seguía empañado por lo cual, ya en recta final no veía la pista.
Finalmente aterrizó en Río Gallegos a las 14:20, se salió de la pista por falta de visibilidad, aunque sin consecuencias para el piloto ni el avión. Sus compañeros habían quedado para siempre en las aguas que bañan nuestras islas. Al analizar hoy este ataque, con mar a sus espaldas y sin costa, se aprecia que habrían permitido mayor eficacia de orientación al misil Sea Wolf que los derribó.

Como es habitual, en Río Tercero, se llevó a cabo la vigilia que recuerda a los Caídos y Veteranos de Guerra, en la plazoleta, en donde se encuentra un monumento en homenaje a quienes estuvieron en las islas, ubicada en calles Magnasco y San Martín. Como es habitual, a la hora cero, se entonaron las estrofas del Himno Nacional Argentino. A las 11 de este sábado fue el acto oficial…

Por toda su valentía demostrada durante la guerra de Malvinas, el piloto oriundo de nuestra ciudad recibió dos condecoraciones que entrega el Gobierno argentino: el reconocimiento de “Héroe Nacional” y la “Cruz de la Nación Argentina al Heroico Valor en Combate”.
Asimismo, las localidades que lo tuvieron como uno de sus habitantes (Río Tercero, Villa del Dique, Hernando y Villa Mercedes, en San Luis) impusieron, en su memoria, el nombre de Mario Víctor Nívoli a lugares públicos, calles y agrupaciones de Veteranos de Guerra.

Articulo completo de Tercer Rio Noticias:

Recordaron al Primer Teniente Mario Víctor Nívoli

En la mañana del jueves se recordó al primer teniente Mario Víctor Nívoli, nacido en la ciudad de Río Tercero, y que dejó su vida en la guerra de Malvinas. Fue al cumplirse 34 años de su muerte, un 12 de mayo de 1982. El intendente Alberto Martino, acompañado por el secretario de Cultura, Orlando Branca, junto a los familiares de este piloto de la Fuerza Aérea Argentina, rindieron un homenaje al único hijo de la ciudad que falleció en aquel conflicto bélico. Además, se hizo entrega del sable de este oficial a su familia. Mario Nívoli había nacido en Río Tercero, pero pasó su adolescencia en Villa del Dique, en donde también se lo recuerda, incluso con un monumento y una plaza en su memoria.  Graciela Álvarez, su esposa, recordaría hace algunos años en una entrevista, que el deseo de su marido, era que si moría sus restos descansaran en Río Tercero, su ciudad natal. Nunca el avión A-4B Skyhawk que formaba parte de una misión, ni su cuerpo, fueron hallados. Se quedaron para siempre en aquel lugar del territorio nacional. Mario, si bien es cierto, que después de fallecido no podría observar desde algún sitio concretado aquel deseo, la ciudad finalmente, hace algunos años le rendiría un merecido homenaje: la plazoleta que se encuentra en el acceso este, en donde se emplaza un avión Pucará, lleva su nombre, “Primer Teniente Mario Víctor Nívoli”. Muchos la denominan “Plazoleta del Pucará”, cuando, en realidad, debería ser una costumbre llamarla con el nombre que se le impuso, por respeto a su memoria. En la Casa de la Cultura, además, existen elementos que le pertenecieron en su carrera militar.

Mario tenía 28 años cuando estaba asignado a la base aérea de Villa Reynolds, en San Luis. El traslado hacia el sur del país se produjo el 1 de mayo, en su avión de combate, a una base en Río Gallegos. Desde allí, el 12 de mayo partiría en una misión con otras siete naves, de las cuales solo cuatro retornarían al continente. Este riotercerense, había conformado con Graciela su familia, compuesta por dos pequeños hijos: Diego, de dos años, y Mario con apenas 11 meses, cuando partió al sur y luego a Malvinas. Se cumplieron 34 años de que Mario Víctor Nívoli, pasó a descansar para siempre en aquel sitio del sur argentino, que sin dudas de niño le enseñaron, era parte irrenunciable de nuestro territorio e historia, lejana y reciente, esa de la que su nombre y su vida, ya forman parte.

Fotografías: Facebook Municipalidad de Río Tercero

Noticia del 12/05/16

http://www.ultraguia.com.ar/LoBueno-Malo/HeroesMalvinas/nivoli.htm
https://www.faa.mil.ar/conflicto/caidos/baja25.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *